dissabte, 12 de desembre de 2009

Hay...

monstruos inventados que te buscan, que te acechan y te asustan; mas no gritas, ya no puedes gritar: tienes tu mosntruo particular. Y sabes que cuando te ve asoma la sonrisa extendida en su rostro, sabes que brillan sus ojos, y aún te preguntas porqué será. Le bastan diez minutos para echarte de menos, le bastan dos para querer más besos, le bastan segundos para volver susurrarte tequieros. Y cada día te recuerda que a la misma hora te espera en su cuarto con más tequieros en los labios y todos tus besos en la piel.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada