dimarts, 21 de juny de 2011

Hasta que lo logre o la muerte me diga basta

Busqué por mares y montañas, en lo más profundo de océanos y volcanes. Registré casa por casa, cajón por cajón, bajo la alfombra e incluso sobre las aspas de cada ventilador. Resolví mil enigmas por cada pista que pudieran darme y busqué en lo más hondo que conozco de tu interior. Rebusqué en el brillo apagado de tus ojos, entre el enredo de tus dedos y tu pelo enmarañado. Nunca me había esforzado tanto por encontrar algo, y aún ahora no lo he logrado, ni sobrevolando el mundo entero ni adentrándome en las más oscuras y profundas cavernas. Cuando empiezo a pensar que tal vez no exista, me miro en el espejo y pienso que debo terminar lo que empecé aunque muera en mi intento. Quizá me queden las nubes o deba perseguir gotas de lluvia hasta el principio del arco iris. O tal vez olvidara levantar alguna piedra sin darme cuenta y se esconda ahí, bajo una diminuta piedra de río. Quizá incluso tenga que viajar en el tiempo, dios no lo quiera. Pero no pararé de buscar, porque es lo único que merece la pena encontrar. Así que sonríe, sólo necesito eso.

Que encuentre tu felicidad depende de ello.

dilluns, 20 de juny de 2011

Le dernier adieu

Esto es el final, el último adiós. Para que lo entiendas, cariño: no volveremos a tocar el sol ni a colgarnos de la luna, ni un solo dia y ni una sola noche más, eso se acabó. Tampoco veremos más las estrellas desde aquí, y dejaremos de ser nubes, no nos dejaremos llevar más por el viento ni volveremos a hacer llover cada vez que tengamos que superar un gran cañón, los acantilados y las películas de terror ya no son para mí. Los colores me los llevo, tendré que pintarle los ojos a un nuevo amor algún día, así que los necesitaré. Y mientras tanto puedo maquillarme las tristezas de alegrías para que no se note tanto que te quiero aunque te diga c'est fini, mon amour.

Quién me iba a mí a decir que mi pesadilla ibas a ser tú.