divendres, 6 de març de 2009

¡Qué más da!

Tenemos sobredosis de cariño, un exceso de amor y pasión desenfrenada, nos sobran ganas de querernos (en realidad de eso nunca sobra) y nos faltan frenos para decir basta. Sería interesante hacernos una pequeña y racional pregunta:
¿dónde está el control para reducir la velocidad?.
Creo, sin duda, que tengo la respuesta oportuna a dicha pregunta, y es que me parece una cuestión absurda: ¡qué más da!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada